Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Me confundí, sufrí.


24 años, 15 corriendo, más de 60 veces vestí la camiseta de la selección, día a día, entrenar sufriendo, sufrir para después disfrutar. Pocos lo entienden, pocos han parado en pensar que debería definir a un “deportista” y por eso no lo entienden.

Algunos ya saben porque no escribo desde hace tiempo aquí, hace un par de meses me sentí confundido por todo lo que hacía. A pesar de encontrarme físicamente en un estado excepcional, quizás el mejor del que nunca he disfrutado, fue en ese momento cuando la mente no funcionaba, me estaba confundiendo de camino y llegué a sufrir más que nunca entrenando. Lo que nunca una lesión física me llegó a producir lo consiguió mi mente: PARAR.

Después de la primera wre de este año, Nogueira el que nunca deja de pensar las cosas pequeñas concluyó diciendo: “estamos aquí porque nos gusta”. Hoy ha vuelto a hacer mención al tema con una buena entrada en su blog y yo quiero resarcirme en porque no escribí en este largo periodo desde principios de diciembre.

Me confundí de camino y sufrí, me olvide de todo aquello que me hacía disfrutar del salir a morir cada día.

Respeto a todo aquel que trabaja por el deporte por mal que piense yo que lo haga. Están ahí, trabajando, y eso es grande.  ¿Tú lo haces mejor? Pues ponte ahí y torea, es lo que pienso de los que recriminan algo mal hecho. No se porqué, quizás por estar en un entorno donde entienden el deporte diferente a mí, aunque los respeto, me siento preparado para defender los valores que el deporte me ha trasmitido desde hace ya más de 15 años cuando me puse en la línea de salida de mi primera competición. Y voy a pelearlos hasta donde sea necesario.

Es tiempo de cambiar, de dejar de pensar en lo que puedo hacer por mí y de ver todo lo que he aprendido en este camino para entregárselo a los demás.

Crisis. No hay miedo, los orientadores hemos trabajado siempre en las situaciones más precarias y ahora es el momento de aprovecharnos de ello. Siempre hemos superado las adversidades, nada de esto es nuevo.

“El disfrute propio, el reto de sentirte mejor cada día, la satisfacción del deber cumplido y la tranquilidad de conciencia deben ser tus motores para seguir en la brecha”
“Disfruta entrenando para ganar” es el único camino. Ya no estoy confundido ahora más que nunca sé porqué estoy aquí.